Skip to main content

Full text of "Cementerios antiguos de Puerto Rico"

See other formats








Cementerios de Puerto Rico 

Una mirada a los cementerios municipales del siglo 19 


© 2013 edicionesdigitales.info 

Esta obra puede reproducirse libremente con propósitos educativos, sin fines de lucro. 


Capítulo 1 


INTRODUCCIÓN 







Pocos puertorriqueños visitan los cementerios. Los 
centros comerciales y las playas son infinitamente más 
populares. Sin embargo, para esos momentos cuando 
sentimos necesidad de caminar y meditar solos, alejados del 
bullicio, el camposanto ofrece el ambiente ideal. El turismo 
de cementerios es popular en otros países, donde grupos 
viajan a los camposantos para admirar los panteones, las 
capillas, las esculturas, la simbología funeraria, el arte 
público y los sentimientos expresados a través de epitafios. 
Algunos cementerios son ciertamente museos de arte, 
arquitectura e historia. 

El propósito de este trabajo ha sido identificar los 
camposantos antiguos (del siglo 19) que se conservan en las 
ciudades y pueblos de Puerto Rico. Para lograrlo, el primer 
paso fue encontrar mediante Google Maps el cementerio más 
cercano al centro de cada pueblo. Entonces durante una 
visita se confirmó que es el camposanto más viejo del pueblo. 
Para determinar que el cementerio se usó durante el siglo 19 
se utilizaron datos disponibles en la oficina del cementerio, 
publicaciones (particularmente útil fue Puerto Rico Urbano ), las 
fechas inscritas en las lápidas, la presencia de un muro de 
mampostería y los estilos de los panteones. Todas las visitas 
se realizaron entre enero y agosto de 2012. 

Se encontraron 48 cementerios del siglo 19 en 45 
municipios. El mapa disponible en este enlace presenta todos 
los camposantos visitados. Los del siglo 19 aparecen en azul y 
los del siglo 20 en verde. Los rojos son cementerios antiguos 
que han desaparecido. Durante las visitas el autor se topó 


con escenas que captaron mi atención pero que por no ser 
antiguas no encontraron espacio en esta publicación. Esas 
fotos se incluyen en otra publicación titulada Imágenes de 
cementerios , disponible a través de este enlace. 

El lector que desee conocer mejor nuestros cementerios 
viejos aprovechará el tiempo visitando primero los siguientes 
camposantos, que conservan mejor su carácter original. 
Aguadilla, Arecibo, Arroyo, Gaguas, Coamo, Fajardo, 
Manatí, Mayagüez, Ponce, San Germán, San Juan, Yauco. 

Varias personas ayudaron a realizar este trabajo. Se 
destaca la cooperación de Norma López de Victoria, autora 
de una excelente tesis y de dos artículos muy valiosos que se 
citan al final de la sección de historia. Edwin Albino proveyó 
información importante sobre el cementerio de 

Hormigueros, Gilberto Camacho sobre el de Ceiba, y Jorge 

/ 

Cruz Emeric sobre los de Culebra y Vieques. Angel Nieves 
Rivera identificó la lápida más antigua del cementerio de 
San Sebastián y acompañó al autor a fotografiarla. La 
licenciada Yarisa Montes leyó parte del texto e identificó 
varios errores. Mayra Acevedo, esposa del autor, leyó el texto 
en búsqueda de errores gramaticales. 


José A. Mari Mut 
edicionesdigitales.info 

2012-2013 




Capítulo 2 


HISTORIA 










Desde el comienzo de la colonización hasta finales del 
siglo 18, los entierros en Puerto Rico (y en el resto de 
América) se realizaron en el interior de los templos o en 
cementerios aledaños a la iglesia. Los miembros del clero, los 
dirigentes políticos, los militares de alto rango y los 
ciudadanos adinerados se enterraban cerca del altar, bajo la 
nave central o en las capillas, mientras que el resto de la 
población encontraba espacio en lugares menos destacados 
del templo o en el camposanto cercano a la iglesia. En San 
Juan, por ejemplo, se enterraron miles de ciudadanos en la 
Iglesia de San José y en el solar que ocupa la Plaza del mismo 
nombre. Lo mismo sucedió 
en la Catedral, cuyos 
cementerios estuvieron en 
el estacionamiento actual y 
en el solar que ocupa la 
antigua Diputación 
Provincial. La foto incluida 
aquí corresponde a la 
iglesia de San Francisco en 
el Viejo San Juan. 

Hacia el último tercio del siglo 18 cobró mayor fuerza 
en Europa la creencia de que las enfermedades epidémicas 
eran transmitidas por los vapores que emanaban de los 
cuerpos en descomposición. Además, en algunas ciudades del 
continente se enterraron tantas personas dentro y alrededor 
de los templos que el hedor era insoportable. Como 
consecuencia, el Rey de España emitió en 1789 una Real 
Cédula prohibiendo los enterramientos en los templos y 



ordenando la construcción de cementerios fuera del núcleo 
urbano. La oposición del clero y de la población logró que se 
ignorara esta orden y otra similar de 1804. La construcción 
de los nuevos camposantos en Puerto Rico comenzó en 1814 
a raíz de un Real Decreto que daba treinta días para que se 
identificara un lugar y comenzara a usarse como cementerio. 
El gobernador Salvador Meléndez presionó para que se 
cumpliera la orden en San Juan y a través de la isla. 


Desaparición de los primeros cementerios 

Como consecuencia del crecimiento poblacional, los 
primeros camposantos construidos a las afueras del núcleo 
urbano se llenaron y quedaron nuevamente cerca de la 
población, lo que requirió la construcción de cementerios 
nuevos. En Mayagüez, por ejemplo, el primer cementerio 
lejos de la iglesia estuvo en el solar que hoy ocupa el Hospital 
San Antonio, el segundo donde está el Asilo Municipal y el 
tercero es el actual cementerio viejo. En muchos pueblos, los 
cementerios antiguos fueron destruidos para dar paso a 
viviendas, escuelas, hospitales y edificios públicos. En algunos 
casos los solares pasaron a manos privadas. Un puñado de 
familias mudó sus panteones al próximo cementerio, pero la 
mayoría de las antiguas cruces, lápidas y monumentos se 
perdieron. 



Diseño y cambios en los cementerios 

Las ordenanzas para la 
construcción de cementerios 
llegaron acompañadas por 
modelos como este, que data de 
1804. El patrón básico es un 
cuadrado o rectángulo, dividido 
en cuatro secciones por dos vías 
que forman una cruz. Un tercer 
camino recorre la periferia del 
camposanto. Los solares 
ubicados a lo largo de los 
caminos fueron vendidos a 
ciudadanos adinerados, 
mientras que el interior de las 
manzanas se dedicó al 
enterramiento de los menos 

afortunados. En algunas secciones del camino periférico se 
construyeron nichos para alquiler o venta. Los camposantos 
construidos durante las últimas décadas del siglo 19 debían 
además tener un área separada para los protestantes. La 
capilla que debía ubicarse opuesta a la entrada no se 
construyó en todos los cementerios. Todos contaron, sin 
embargo, con una verja (a menudo un muro de mampostería) 
para evitar la entrada de animales. Nuestros cementerios no 
fueron rodeados por la arboleda que aparece en el modelo, 
pero en el interior de muchos se sembraron diversos árboles. 
En las ciudades más prósperas la entrada al cementerio fue 



• • 


adornada con un elegante pórtico, mientras que los pueblos 
pequeños contaron con un sobrio portal. 

Todos los cementerios antiguos han cambiado. Muchos 
han sido ensanchados, de modo que el núcleo antiguo ha 
quedado rodeado de panteones modernos. Un mayor 
impacto ha tenido la remodelación y sustitución de 
panteones antiguos por estructuras modernas, a tal grado 
que en algunos pueblos queda muy poco del viejo 
camposanto. En varios cementerios los ensanches y la 
construcción de carreteras han requerido la apertura de 
entradas adicionales, por lo que la entrada original es 
secundaria, no se usa, o ya no existe. Véase en las próximas 
fotos cómo ha cambiado el cementerio del Viejo San Juan 
desde alrededor de 1895 hasta 2012. 












































Arquitectura 

El estilo neoclásico 
que domina las fachadas 
de nuestras iglesias, 
edificios gubernamentales 
y casas del siglo 19 se 
repite en los pórticos y 
capillas de los cementerios. 

Este estilo se caracteriza 
por la presencia de 
columnas, pilastras, frontones, cornisas y arcos. Vemos el 
estilo también en las capillas y panteones de la época. 



Enterramientos 


Los esclavos y los 
indigentes del siglo 19 se 
enterraban a menudo en 
fosas comunes. Los menos 
pobres se sepultaban en 
fosas terreras individuales 
marcadas con una simple 
cruz, o en un nicho 
alquilado. Los restos de 
estas personas se removían cada cinco años y los huesos se 
colocaban en un depósito común llamado osario. Este 
proceso, particularmente el uso de osarios abiertos, 
escandalizó a los estadounidenses y fue prohibido temprano 
en el siglo 20. Los ciudadanos de clase media se enterraban 
en nichos alquilados o en tumbas modestas. Las personas 
adineradas se sepultaban en 
panteones ubicados, como ya 
hemos dicho, a lo largo de los 
caminos del cementerio. — 




Estilos y cambios en los 
panteones 

Los panteones del siglo 19 
pueden segregarse en tres estilos 
principales. El primero es una 
estructura generalmente de 
ladrillo equipada con nichos 







abovedados. Los panteones más grandes tienen espacio para 
cuatro o más nichos regulares y uno o dos pequeños que 
sirven de osario. El único símbolo funerario que por lo 
general se encuentra en este tipo de panteón es una cruz de 
metal. 

El segundo tipo de panteón 
consiste de un monumento, 
generalmente de mármol, 
raramente de metal, colocado 
sobre una base de mampostería. 

Los nichos para los 
enterramientos están en una 
cripta a la cual se desciende por 
una puerta a nivel del terreno. 

La simbología funeraria y las 
estatuas son diversas en este tipo 
de panteón. En algunos 
cementerios hay panteones 
intermedios entre los primeros dos; es decir, estructuras de 
ladrillo con nichos coronadas por un monumento. 

El tercer tipo de panteón (foto en la próxima página) es 
el mausoleo, un edificio que contiene los nichos. Los 
mausoleos equipados con altares se convirtieron en capillas. 
Los tres tipos de panteón fueron a menudo rodeados por una 
verja de metal que demarca la propiedad y evita el paso de 
animales e intrusos. 

Aunque este trabajo se limita a los cementerios del siglo 
19, cabe señalarse que los métodos de construcción de 



cementerios y panteones no 
cambiaron inmediatamente con 
el cambio de soberanía, sino 
que persistieron durante las 
primeras décadas del siglo 20. 

Esto es evidente en los 
cementerios inaugurados 
temprano durante dicho siglo; 
por ejemplo, el Cementerio 
Católico de Ponce (1901), el 
Cementerio Civil de la misma 
ciudad (1904), el Cementerio 
Municipal de Humacao (1905) y 
el Cementerio Municipal de Santa Isabel (1909). En los 
cementerios de transición hay por lo tanto panteones de 
construcción y estilo antiguo. En varios, el pórtico y el muro 
se construyeron de mampostería o ladrillo, como se hacía 
antes. 

Los panteones son propiedad privada y el 
mantenimiento le corresponde a sus dueños. Además, están 
sujetos a compraventa como cualquier propiedad. Muchos 
panteones antiguos están abandonados porque con el paso 
del tiempo los descendientes de los difuntos pierden interés 
en conservarlos. Estos panteones a menudo se deterioran 
hasta que son considerados estorbos, se expropian y se 
venden. Los dueños nuevos los destruyen para construir 
panteones modernos o los remodelan extensamente, 
cambiándoles su carácter original. Este proceso ha cambiado 
por completo la fisonomía de muchos cementerios antiguos. 





Referencias 

AAUGPR. 2009. Documentación y levantamiento de los 
cementerios católico y civil de Coamo 2001-2006. Disponible 
en este enlace . 

López de Victoria, Norma. 1998. El cementerio de San Juan 
de Puerto Rico: origen, desarrollo y reforma, 1814-1869. 170 
pp. Tesis de Maestría, Centro de Estudios Avanzados de 
Puerto Rico y el Caribe, San Juan. 

López de Victoria, Norma. 2001. El cementerio de San Juan 
y las realidades de la muerte colonial. Cultura (Revista del 
Instituto de Cultura Puertorriqueña), Año 5, No. 11, p. 
16-22. 

López de Victoria, Norma. 2001. El cementerio de San Juan: 
clases sociales y reforma. Revista de Genealogía 
Puertorriqueña, Octubre 2001, p. 43-50. 

López Rojas, Luis A. 2006. Historiar la muerte (1508-1920). 
Editorial Isla Negra, San Juan. 109 pp. 

Lugo Ramírez, Doris. 2008. Aproximación a la iconografía 
funeraria en Puerto Rico: Análisis de tumbas y pinturas 
puertorriqueñas representativas de finales del siglo XIX al 
inicio del siglo XXL Tesis doctoral, Universidad de Sevilla, 
371 pp. Disponible en este enlace . 

Morales Parés, Armando. 1984. National Register of Historie 
Places, Inventory- Nomination Form. Panteón Otero-Martínez. 
Disponible en este enlace. 


/ 

Nieves Rivera, Angel M. y Walter A. Cardona Bonet. 2012. 
Comentarios acerca del antiguo cementerio municipal de 
San Sebastián, Puerto Rico. HEREDITAS- Revista de 
Genealogía Puertorriqueña, 13(1): 63-89. 

Olazagasti Colón, Ignacio. 2007. Catolicismo y masonería en 
la iconografía funeraria de Puerto Rico, siglos XIX al XX. 
Tesis doctoral. Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico 
y el Caribe. Cinco volúmenes. 

Santonja, José L. 1998-1999. La construcción de cementerios 
extramuros: un aspecto de la lucha contra la mortalidad en el 
antiguo régimen. Revista de Historia Moderna, No. 17, pp. 
33-44. Disponible en este enlace . 

Sepúlveda Rivera, Aníbal. 2004. Puerto Rico urbano, atlas 
histórico de la ciudad puertorriqueña. CARIMAR, cuatro 
volúmenes. 





Capítulo 3 


LOS 

CEMENTERIOS 





SECCIÓN 1 


Aguadilla 


La entrada a este cementerio es una antigua estructura de 
ladrillo convertida en capilla y por cada lado de la misma se 
accede a un camino principal que se subdivide creando caminos 
secundarios. El camposanto tiene una lápida de 1815 pero está 
colocada en un panteón que parece haber sido construido hacia 
1930. El enterramiento más antiguo que sin lugar a dudas fue 
hecho aquí data de 1843. Otro panteón muy antiguo pertenece 
a Ramón Méndez de Villar, Comandante del Fuerte de la 
Concepción. Al norte, fuera de la muralla, está el panteón de 
María de la Cruz Rodríguez de Silva. Este lugar parece ser el 
descrito en 1878 así: Hay otro cementerio de variolosos, cercado en 
madera, que tiene un lujoso mausoleo. 


11 

















Entrada y capilla 



Camino principal al norte de la entrada 


12 


















Camino principal al sur de la entrada 



Lápida de Francisco del Valle (1748-1814) y 
Feliciana Pérez (1749-1815) 


13 

















Monumento de María Lucía Domenech (1832) y 
su hijo José Ysidoro (1843) 



Panteón de Ramón Méndez de Villar (1793-1848) 


14 




4 la memorio 

Seuor C «r de l 3 *» I Rifu 

pruMip» 1 H“ VILLA" 

n,i '; amon M EXU ifA» r; v; 

DON ** j *“ Á- o»**? "55 

»»* '“ “‘‘ o.o »**f i.*»«*» i 

f»* 1 * 4 'a 1.*» d ' 1 

29de^£ a«* *• , H*!“ rhf1 ' 

tro C° r 0 "\ íUl bl* 

H urio «'"* »*'£*<*«:, 

í» v rof >‘"„or '« r 11**1** j 

ycO' r/.ra’ V H , .* 

’t" ' Of irt P*^ 

¿.o* j 


Ta 


rja del panteó 


n anterioi 



Escudo de armas de la familia Méndez (detalle 
de la tarja anterior) 


15 










Monumento de María Dolores Domenech de 

Sus (1849) 


*t#> W 



Monumento a dos víctimas de la epidemia de 
cólera morbo de 1856 


16 






Monumento de los hermanos Rovira Domenech 

(1852, 1857, 1858) 



Monumento de un ciudadano alemán (1858) 


17 















Panteón de doña María de la Cruz Rodríguez 
de Silva (1818-1877) 



El esposo y el hijo de doña María lloran su 

muerte 











SECCIÓN 2 


Añasco 


Este cementerio se inauguró en 1890. Sus panteones antiguos se 
encuentran mayormente a lo largo del camino principal, que va 
desde el pórtico actual (construido en 1943) hasta la capilla. 
También es antigua una corta hilera de nichos y el muro del 
extremo norte del camposanto. El enterramiento más antiguo 
corresponde a José Ferrer y Gener, quien falleció en 1905. Le 
sigue Pilar Gómez de Bouet, fallecida en 1906. 


19 








Pórtico con capilla al fondo 


20 



Camino principal 















Capilla 


21 



Primera hilera de panteones antiguos 









Segunda hilera de panteones antiguos 



Panteón de la familia Ferrer 


22 









Lápida de José Ferrer y Gener 


23 



Panteón antiguo 







Galería de nichos, muy modificada por el uso de cemento 


Monumento a dos víctimas de la epidemia de cólera 

morbo de 1856 




SECCIÓN 3 


Arecibo 


Este cementerio se terminó hacia 1864, por lo que tiene varias 
lápidas antiguas, como las de María Brígida Mendoza de Tejada 
(1835), Lorenzo Martorell y Temple (1849) y Bernardina 
Martínez de Massanet (1851), que probablemente se trajeron 
del cementerio anterior. El monumento de José Borrel y Font 
(1868) y el de Juan Pió García (1868) parecen ser de los 
primeros enterramientos hechos en este camposanto. La sección 
antigua del cementerio conserva casi intacto su camino 
principal y varios de los panteones del camino transversal, así 
como varios nichos adosados al muro anterior y a uno de los 
muros laterales. 


25 





Pórtico con capilla al fondo 


26 



Camino principal 











Capilla 



Panteón con lápida de María Brígida Mendoza 

de Tejada (1835) 


27 
















Lápida de Lorenzo Martorell y Temple (1849) 



Lápida de Lorenzo Guerrero (1855) 


28 













Monumento dejóse Borrel y Font (1868) 



Panteón antiguo 1878 


29 





Panteón antiguo 


30 



Nichos adosados al muro lateral oeste del camposanto 





Panteón con la tumba del primer 
Marqués de las Claras 


31 



Lápida del primer Marqués de las Claras 







SECCIÓN 4 


Arroyo 


Este cementerio se menciona en un documento de 1878, donde 
se comenta que tiene buenos mausoleos, y figura en un mapa de 
1884. El enterramiento más antiguo corresponde a Pedro 
Boudens, fallecido en 1845. Las tumbas antiguas se encuentran 
en la periferia del camposanto, con el área central ocupada por 
enterramientos del siglo 20. Del muro original se conserva el 
frente y los comienzos de los muros laterales. La tarja colocada 
sobre la entrada lee: Mansión es esta de silencio y calma, que al hombre 
pecador tan solo aterra, aquí yacen los cuerpos en la tierra, y a nueva vida 
se despierta el alma. 


32 
























Entrada al cementerio antiguo 



Panteón de Pedro Boudens (1805-1845) 


33 
























Panteón de Catalina Laroche viuda de Gilly (1775-1863) 


34 



Tumba de Juan Bozzello (1881) 






Tumba de Arthur McCormick (1881) y su esposa 
Adela Hartmann (1892) 



Fila de enterramientos antiguos 


35 












Nichos antiguos 


36 



Panteón de Tomás R. Nido y Mayo (1861-1928) 










Monumento en el centro del camposanto 


37 


mi 



Lápida esculpida 







SECCIÓN 5 


Barceloneta 


Aunque queda a una distancia considerable del pueblo, este es 
el cementerio más antiguo de Barceloneta. Su sección vieja se 
encuentra en el extremo posterior del camposanto, sugiriendo 
que allí ubicó la entrada original. El único enterramiento del 
siglo 19 corresponde a Luisa Barbieri, fallecida en 1889. En el 
panteón de la familia Lienza están los restos de Bonocio Lienza 
Feliu, fundador de Barceloneta. Una de las lápidas más emotivas 
lee simplemente ¡Ay! Fernando. 


38 







Entrada al cementerio nuevo, el antiguo 
está en la parte trasera 


39 



Camino principal del cementerio antiguo 








Panteón de la familia Lienza 


40 



Lápida de tres miembros de la familia Lienza 












Panteones con los restos de Luisa Barbieri y de Fernando 



Lápida de Luisa Barbieri (1889) 


41 




Lápida de Fernando 



Panteón antiguo 


42 







Panteón antiguo 



Panteón antiguo 


43 







SECCIÓN 6 


Bay 


/ 


amon 


La sección antigua de este cementerio se encuentra en el 
extremo posterior del camposanto, donde un pequeño portón 
que permanece cerrado marca la entrada original. El 
enterramiento más viejo está en una hilera de nichos adosados 
al muro original del camposanto y corresponde a Miguel 
Landrón y Santana, fallecido en 1871. En panteones cercanos 
hay otros cinco enterramientos del siglo 19. En el panteón 
aledaño a la entrada descansan los restos del Dr. Agustín Stahl y 
parte de su familia. 


44 













Entrada al cementerio nuevo, el antiguo 
está en la parte trasera 



Camino principal del cementerio antiguo, al 
fondo la entrada original 


45 























Enterramiento más viejo 



Lápida de Miguel Landrón y Santana (1871) 


46 




Tumba del Dr. Agustín Stahl (1842-1917) 



Panteón antiguo 


47 









Panteón antiguo 


48 



Panteón antiguo 


















SECCIÓN 7 


Caguas 


Aunque un documento provisto por la administración del 
cementerio indica que este se inauguró en 1822, el 
enterramiento más antiguo data de 1868 y pertenece a Dolores 
Gelpi y Acosta. Llama inmediatamente la atención el gran 
número de panteones antiguos que conserva este cementerio, 
todos de similar estilo y construidos de ladrillo. La capilla del 
camposanto está justo fuera de la entrada, sugiriendo que se 
construyó más tarde. Las pocas esculturas de mármol presentes 
en el cementerio datan de la primera mitad del siglo 20. 


49 











Entrada 



Camino principal 


50 


















Panteón de Dolores Gelpi y Acosta (1829-1868) 


51 



Lápida del panteón anterior 







Panteón de Tomasa Morales de Berríos 
(1806-1869) 


52 



Panteón de Joaquín Polo (1844-1870) 













Panteón de Fausta Ramírez de Grillo 

(1831-1879) 



Panteón antiguo 


53 














Hilera de nichos adosados al muro original 



Capilla 


54 























SECCIÓN 8 


Camuy 


Este cementerio está parcialmente cerrado, pues sólo admite 
enterramientos en panteones existentes. El único enterramiento 
del siglo 19 que se conserva corresponde a Jaime Cullell, quien 
falleció en 1871. Los próximos panteones antiguos datan de la 
primera década del siglo 20; llama la atencón entre estos el 
monumento de María Aniceta Arrieta y Reyes (1910) por estar 
hecho de metal, material raro en este tipo de estructura y que 
ha probado ser muy duradero. El muro original de mampostería 
solo se conserva a lo largo de la pared frontal del camposanto. 


55 




Entrada 



Monumento de Jaime Cullell (1814-1871) 


56 










Detalle del monumento anterior 



Vista del camino principal mirando hacia el mar 


57 





Detalle del monumento de Aniceta 
Arrieta y Reyes 



Panteón construido en 1912 
















Panteón antiguo 


59 







/ 

Angel sin manos 











SECCIÓN 9 


Carolina 


Presumirlos que este es el cementerio de mampostería 
mencionado en un documento de 1878, aunque en un mapa de 
1884 parece estar más cerca del centro urbano y tiene la 
entrada por el lado. La antigüedad del camposanto se nota en la 
arquitectura del pórtico (apoyado por contrafuertes añadidos 
más tarde), la existencia de parte del muro de mampostería, la 
presencia del depósito de cadáveres y sala de autopsias (también 
de mampostería) y la existencia de panteones y nichos de 
ladrillo. El enterramiento más antiguo data de 1905. En el 
panteón de la familia Piñero-Jiménez descansan los restos de 
Jesús T. Piñero (1897-1952), primer gobernador puertorriqueño. 


60 





Pórtico 



Camino principal 


61 


















Hilera de nichos 



Depósito y sala de autopsias 


62 







Panteón antiguo 


63 



Panteón antiguo 








Panteón antiguo 



Antiguo muro de mampostería y área de fosas en la tierra 


64 




SECCIÓN 10 



Este cementerio, obra del arquitecto Tulio Larrinaga, se 
construyó hacia 1883 y figura en un mapa de 1885. Los 
elementos antiguos que se conservan son el pórtico y un puñado 
de panteones a lo largo del camino principal. La ubicación del 
muro posterior de mampostería está marcada por una estrecha 
vereda que cruza el camposanto. El único enterramiento del 
siglo 19 data de 1897, la lápida lee simplemente ¡¡Carolina!! En 
uno de los panteones antiguos descansan los restos del periodista 
y escritor Miguel Meléndez Muñoz (1884-1996). En otro 
panteón están los restos del arquitecto y pintor Ramón Frade 
(1875-1954). 


65 






Pórtico 



Camino principal con grupo de panteones antiguos 


66 









Panteón con el único enterramiento del siglo 19 


67 



Lápida más antigua del cementerio (nótese que es de metal) 








Panteón antiguo 



Panteón antiguo 


68 












































En el segundo panteón están los restos de 
Miguel Meléndez Muñoz 


69 



En este panteón están los restos de Ramón Frade y su esposa 














SECCIÓN 1 1 


Ciales 


Este cementerio se menciona en un documento de 1878 y 
aparece en un mapa de 1887. A través de los años ha perdido su 
muro original y todos los enterramientos del siglo 19. De dicha 
época sólo conserva dos panteones, uno actualmente de la 
familia López y otro de la familia Blanco Hidalgo. Los 
enterramientos más antiguos que se conservan datan de la 
primera década del siglo 20. 


70 















Entrada 



Camino principal 


71 





































Panteón antiguo 


72 



Panteón antiguo 








Veterano de la Guerra Hispanoamericana 



Veterano de la Primera Guerra Mundial 











SECCIÓN 12 


Coamo 


El enterramiento más antiguo de este cementerio pertenece a 
Tomás Blasini, quien falleció en 1876. El camposanto conserva 
dos tumbas de combatientes en la Batalla de Coamo de la 
Guerra Hispanoamericana, que tuvo lugar el 9 de agosto de 
1898 en la salida hacia Aibonito. En una están los restos del 
capitán Frutos López y en la otra los de un sargento y tres 
cabos. Al lado del camposanto antiguo está la sección conocida 
como el cementerio católico, donde hay mausoleos y panteones 
impresionantes. 


74 












Entrada 



Enterramiento de Tomás Blasini (1876) 


75 














Panteón de Giovanni María Santiago y su familia (1879) 



Panteón antiguo 


76 








Panteón de Bartolo Mayol (1892) 


77 












Panteón de la familia Antero Aponte 
(enterramientos de 1893 a 1896) 


78 

















Tumba de cuatro soldados muertos en la 
Batalla de Coamo 


79 



Nichos antiguos en la pared posterior del cementerio 









SECCIÓN 13 


Culebra 


La antigüedad de este cementerio se establece por un plano de 
1881, donde aparece como el camposanto de San Ildefonso, el 
primer poblado de Culebra. Sin embargo, el lugar no conserva 
lápidas, panteones, ni otro remanente del siglo 19. La verja 
actual se construyó alrededor de 1950 durante la expansión del 
camposanto, que originalmente se limitó al cuadrante inferior 
izquierdo. La lápida más antigua data de 1900 y corresponde a 
Crispin Harny, aunque es idéntica a la adyacente de Elizabeth 
Harny (1906) y pudo haber sido colocada más tarde. La tumba 
de Miguel Ramírez y Meléndez (1904) tiene una cruz de metal 
parecida a las observadas en varios cementerios antiguos. 


80 

















Entrada 



Vista general 


81 




















Lápida de Crispin Harny (1900) 





Lápida de Elizabeth Harny (1906) 



Tumba de Miguel Ramírez y Meléndez (1904) 



Lápida de Miguel Ramírez y Melendez 


83 



Cruz antigua en la tumba anterior 



Tumbas de militares estadounidenses 


84 










SECCIÓN 14 


Esperanza 


El diminuto poblado del Barrio Esperanza de Arecibo es uno de 
solo dos poblados que tuvieron parroquias durante el siglo 19 
pero que no se convirtieron en pueblos (el otro es Rosario). La 
antigüedad del cementerio solamente se evidencia por su muro 
de mampostería, que permanece mayormente intacto y que 
define claramente el cuadro del camposanto original. No se 
conservan enterramientos del siglo 19 ni panteones de ladrillo. 
Al final del camino principal hay una caseta, curiosamente en el 
lugar donde hubiese estado la capilla. 


85 






Entrada 



Vista del camposanto 


86 











Sección antigua frente al muro, ensanche hacia atrás 


87 



Otra sección del muro original 








V 



Detalle de la construcción del muro 





Caseta al final del camino principal 


88 



SECCIÓN 15 


Fajardo 


Este cementerio conserva la mayoría de los panteones 
construidos a lo largo de su camino principal. La lápida más 
antigua pertenece a Rosario Barralt y Camuñas, quien murió a 
los dos años de edad en 1877. Sin embargo, es casi seguro que 
esta lápida y otras de fechas cercanas llegaron del cementerio 
anterior, que aparece en mapas de mediados de la década de 
1880. El camposanto conserva unos quince enterramientos del 
siglo 19, todos ubicados en o cerca del camino principal. El 
monumento de Federico García y Carolina Z. de García es 
inusual por ser de metal. 


89 











Entrada 


Camino principal 








i; 



Panteón de la familia Barralt 



Lápida de Rosario Barralt y Camuñas (1875-1877) 


91 































Monumento de Federico García y 
Carolina Z. de García 



Monumento de Santiago Veve y Josefina Feraud 





















Panteón antiguo 


93 
















Panteón antiguo con verja elaborada 



Panteón antiguo 






Panteón antiguo 



Enterramientos sencillos del siglo 19 


95 






SECCIÓN 16 


Florida 


Aunque Florida se convirtió en municipio en 1971, para 1881 
existía un poblado llamado El Junco cuyo cementerio se 
inauguró en 1885. De esa época se conservan tres panteones, 
hoy muy alejados de la entrada principal al camposanto. La 
única lápida del siglo 19 pertenece a Andrés de León, fallecido 
en 1892. 


96 























Entrada a la sección antigua 


97 



Camino original con sus tres panteones antiguos 























Panteón con la lápida de Andrés de León 

(1826-1892) 



Lápida de Andrés de León 


98 





Segundo panteón antiguo 



Tercer panteón antiguo 






Panteón antiguo 


100 
















Panteón antiguo con verja elaborada 



Panteón antiguo 






Panteón antiguo 



Enterramientos sencillos del siglo 19 


102 




SECCIÓN 17 


Guayanilla 


Este cementerio comenzó a usarse para 1841. La lápida más 
antigua corresponde a Pedro Luis Marcial Sallaberry, quien 
falleció en 1848. Hay otros dos enterramientos del siglo 19: 
Angel Marcucci y Lugo (1888) y Adela Caíala y Torres (1891). 
La estructura más impresionante es la Ermita de doña Lucía, 
construida por la catalana Lucía María Narcisa Cusí y Giral 
(1827-1928). La capilla se menciona en un documento de 1878. 
El camposanto conserva parte de su muro original. En el 
pórtico, inaugurado en 1930, hay una frase en latín que 
traducida lee La pálida muerte pisa con igual pie las chozas de los pobres 
como los palacios de los ricos. 


103 



















Entrada 


104 



Panteones de Pedro Marcial Sallaberry (1848) y 
Adela Catala Torrres (1891) 






























/ 

Tumba de Angel Marcucci y Lugo (1888) 



Ermita de doña Lucía 


105 





Interior de la ermita 


106 



Panteón de Pedro Blasini Torres 










Panteones antiguos 



Panteones antiguos 


107 












Tumba antigua 



Detalle del muro antiguo 


108 


iMiKSn 





















SECCIÓN 18 


Gurabo 


La antigüedad de este cementerio se establece por su muro de 
mampostería y el estilo de los panteones de ladrillo. Sin 
embargo, la lápida más vieja corresponde a Gertrudis Costa 
vda. de Cabezudo, quien falleció en 1905. La entrada original 
del cementerio está indicada por una interrupción en el muro de 
mampostería frente a la carretera 189, que pasa por el centro 
del pueblo y que fue la antigua ruta de Caguas a Humacao. 


109 








Entrada actual 


110 



Camino principal de la sección antigua, al fondo 
estuvo la entrada original 



























Parte del muro de mampostería cerca de la entrada 
original al camposanto 



Panteón que contiene el enterramiento más antiguo 


111 




Lápida de Gertrudis Costa vda. de Cabezudo 



Panteón antiguo 


112 




Panteón antiguo 


113 



Tumba antigua 















SECCIÓN 19 


Hormigueros 


Este cementerio se construyó hacia 1868. En la estructura de 
mampostería aledaña a la entrada están los restos del patriota 
Segundo Ruiz Belvis. Al lado está la tarja de su madre, María 
Emanuela Belvis, traída de un cementerio anterior ubicado 
cerca de la iglesia. Quizás de ese u otro camposanto proviene la 
lápida del niño Enrique, fallecido en 1869. Contra una de las 
paredes del camposanto reposa una lápida suelta de 1883. El 
enterramiento más antiguo que sin dudas fue hecho en este 
cementerio data de 1890 y corresponde a Carlos M. de Fajardo, 
padre de Mateo Fajardo Cardona, separatista durante el 
regimen español pero favorecedor del regimen estadounidense. 


114 










Entrada 


tata* i 



Muro del cementerio antiguo 














Mausoleo de Segundo Ruiz Belvis 



Tarja de María Emanuela Belvis (1796-1830) 


116 












- 



Lápida de Enrique (1863-1969) 


117 



Tarja de los infantes Enrique (1878) y 
Concepción Rodríguez (1883) 



Panteón de la familia Fajardo Cardona 



Tarja de Carlos M. de Fajardo (1821-1890) 







Panteones antiguos 



Panteón antiguo 


119 






SECCIÓN 20 


Isabela 


Este cementerio se construyó hacia 1890. Su antigüedad es 
evidente por el estilo del pórtico y de la capilla, que hoy 
funciona como lugar de duelos y pasillo al ensanche posterior 
del camposanto. En el camino principal hay un viejo panteón de 
ladrillos coronado por un monumento de 1870 que 
probablemente fue traído del cementerio anterior. El 
enterramiento más viejo hecho en este camposanto data de 
1893 y pertenece a Alfredo Lamela Valdez. 


120 













Pórtico y capilla al fondo 


121 



Camino principal 

























Capilla 



Monumento probablemente traído del 
cementerio anterior 


122 











Inscripción en el monumento anterior 


123 



Panteón con el enterramiento de 
Alfredo Lamela Valdez 












Lápida de Alfredo Lamela Valdez (1851-1893) 



Hilera de nichos antiguos 


124 








Panteón antiguo 



Panteón antiguo 


125 








SECCIÓN 21 


Lares 


Este camposanto se inauguró probablemente como cementerio 
provisional hacia 1855, cuando todavía estaba en uso el 
cementerio anterior. El pórtico lleva las fechas 1855 y 1940. La 
única lápida del siglo 19 pertenece al inmigrante corso Esteban 
Paralitici Santoni, fallecido en 1897. Uno de los panteones más 
llamativos fue construido durante la década de 1930 para los 
mártires y héroes del Grito de Lares. 


126 






Fechas en el pórtico 


127 













Panteón con la lápida de Esteban Paralitici Santoni 



Lápida de Esteban Paralitici Santoni (1834-1897) 


128 




Panteón antiguo 



Tumba antigua 


129 










Tumba antigua 


130 



Monumento a los mártires del Grito de Lares 








SECCIÓN 22 


Las Marías 


Este cementerio se menciona en un documento de 1878 y 
aparece en un mapa de 1893. Tristemente, la única estructura 
antigua que conserva es una pequeña tumba sin identificar. 


131 





Entrada 


tVUk 



Unica tumba antigua que queda en el camposanto 









Detalle evidenciando la construcción de ladrillos 



133 





SECCIÓN 23 


Loíza 


Este cementerio aparece en un plano de 1866 y en un mapa de 
1885. Testigos de su antigüedad son el muro de manipostería, la 
vieja capilla y un panteón construido de piedra y ladrillo 
siguiendo el método empleado para construir muros (compárese 
con el muro del cementerio de Peñuelas). La lápida más antigua 
está en el susodicho panteón y corresponde a Conchita Jiménez 
de Zequeira, quien falleció en 1904. 


134 




Entrada 



Camino principal 


135 
















Capilla 



Panteón de Conchita Jiménez de Zequeira 

(1904) 


136 








Panteones antiguos 


137 



Panteón antiguo 







Panteón antiguo 



138 













SECCIÓN 24 



Este cementerio se menciona en un documento de 1878 y figura 
en un mapa de 1887, junto con el camposanto anterior, que 
estuvo al sur de la ciudad. El pórtico y la capilla datan de 1879. 
A juzgar por las fechas, el monumento de Félix Urgell (1860) y 
la tarja de Juan Ramos (1863) fueron traídos del cementerio 
anterior. En el panteón de la familia Ramos descansan los restos 
de Antonio Vélez Alvarado, diseñador de la bandera de Puerto 

Rico. Los dos enterramientos más viejos hechos en este 

/ 

camposanto pertenecen al poeta Francisco Alvarez Marrero 
(1881) y al niño Félix Brunet (1884). En el pórtico se guarda la 
Cruz de Manatí original, traída en 1877 desde el atrio de la 
iglesia. 


139 





Pórtico 


140 














Interior de la capilla 


141 



Panteones antiguos en el camino principal 




















Réplica de la Cruz de Manatí 



Panteón con el monumento de 
Félix Urgell (1860) 


142 















Panteón con la tarja de Juan Ramos (1863) y la 
placa de Antonio Vélez Alvarado 



Placa de Antonio Vélez Alvarado 


143 











/ 

Tumba de Francisco Alvarez Marrero 
(1847-1881) 



Panteón antiguo 


144 




Panteón antiguo 


145 



Nichos a lo largo del muro frontal, cerca del pórtico 














SECCIÓN 25 


Maricao 


Este cementerio se inauguró en 1885. Su camino principal 
terminó originalmente donde ubica el monumento de Juan 
Ferrer y Arnijas, fundador y primer alcalde del pueblo, fallecido 
en 1879 a los 35 años de edad. A ambos lados de este camino y 
a lo largo del camino transversal están los panteones más 
antiguos del camposanto, todos hoy con enterramientos de las 
primeras décadas del siglo 20. El cementerio conserva parte de 
la hilera de nichos ubicada detrás de la pared frontal. Además, 
tiene otra entrada que quizás correspondió al área de 
protestantes. 


146 













Entrada principal 



Camino principal 


147 














Monumento de Juan Ferrer y Arnijas 


148 


'ttjlij Y/Nc 


II. JLJA 


I I I 


JIJ fci I 


t ) 


Y AíJi'U 


"7 7 / ? 


J L) 


a>w.u:«;io rv.afltot «jwuí 

• X&!. /\frí) MJ /0 
|4 UÜS Av-5 .A,MiKS iISDÜtó) 
su í'.spuísa i irwoá , 
t\ ijüin¡M?i s$it jítotciTí: 
&m) fíííbártfi; AjlOH 7 g Yffi 

E5?nsn y rmi 


r m 




Lápida del monumento anterior 











Detalle del busto 


149 



Panteones antiguos a lo largo del camino principal 














Panteón antiguo 


150 



Tumba antigua 











Nichos a lo largo del antiguo muro frontal 


151 



Sección del muro original 






SECCIÓN 26 


Mayagüez 


Este cementerio se construyó entre 1875 y 1877, aunque 
comenzó a usarse años antes. El monumento más antiguo 
corresponde a Juan Bautista Cristy y data de 1850, por lo que 
debe haber sido traído del camposanto anterior. De dicho 
cementerio probablemente llegaron también los restos de 
Antonia Quiñones de Nieva, fallecida en 1864. El próximo 
monumento data de 1874 y corresponde a María Louise Borda 
y Klugkist. En el camino principal hay tres monumentos de 
1875. En el centro del antiguo cementerio está el panteón de 
Charles de Choudens, coronado por una hermosa estatua objeto 
de leyendas. El camposanto conserva nichos originales adosados 
al muro frontal y a los muros laterales. 


152 




Pórtico (fechado 1877) 


153 


Sala de autopsias y depósito de cadáveres 



Monumento de Juan B. Cristy (1850) 



Lápida de Antonia Quiñones de Nieva (1825-1864) 


154 
















Monumento de María Louise Borda y Klugkist 

(1874) 



Monumento de Simón Lapatza (1875) 


155 












Mausoleo de la familia de Tomás Tolosa, 
hecho en Barcelona (1876) 



Panteón de Charles de Choudens 


156 


















Panteón antiguo (1876) 



Panteón antiguo 


157 










Panteón de la familia Sama (contiene los restos 
de Manuel María Sama) 



Nichos a lo largo del muro frontal 









SECCIÓN 27 


Morovis 


Este camposanto conserva parte del muro frontal original y todo 
el muro trasero con excepción de una abertura para acceder el 
ensanche posterior. El único enterramiento del siglo 19 está en 
el centro del camposanto y pertenece a Paula María Ynchauspe 
de Pares, fallecida en 1849. 


159 




Entrada 



Camino principal 


160 








Monumento en el centro del cementerio 



Lápida de Paula María Ynchauspe de Pares 

1849) 


161 






Monumento de Pedro J. Rivera Meléndez 

(1867-1917) 


162 



Nichos adosados al muro anterior del camposanto 


















SECCIÓN 28 


Naguabo 


Este cementerio se menciona en un documento de 1878 y 
aparece en un mapa de 1885. El mapa confirma que la entrada 
estuvo originalmente en la parte posterior del camposanto, 
representada hoy por un simple portal construido en 1914. El 
camino principal termina en la capilla de la familia Viader. La 
lápida más antigua pertenece a Guillermo Noble, quien falleció 
en 1885. Otros siete enterramientos datan de 1886 a 1897. 


163 





















Entrada original 


164 



Camino principal 




























Capilla de la familiaViader 



Panteón que contiene los restos de Guillermo Noble 

(1885) 


165 






Lápida de Guillermo Noble 



Monumento de Luis Sandoz (1897-1893) 


166 







Panteones antiguos 


167 



Panteón antiguo 






Panteón antiguo 


168 



Sarcófago de mármol y su reja con liras y 
mazorcas en las esquinas 







SECCIÓN 29 


Palo Seco 


Palo Seco fue un pueblo de 1839 a 1845, cuando fue disuelto 
por no haber cumplido compromisos relacionados con su 

fundación. La lápida más antigua del cementerio data de 1877 y 

/ / 

corresponde a los hermanos Angel María y Juan Angel Aloso 
Casañas (es probable que el apellido correcto sea Alonso). La 
otra lápida del siglo 19 pertenece al niño Juan Ocasio, fallecido 
un año después. Llama la atención en este camposanto que las 
lápidas de mármol y la única escultura de este material están 
desgastadas y teñidas. Según el encargado del cementerio, esto 
se debe la contaminación que durante décadas emitió la aledaña 
planta de energía eléctrica. 


169 










Entrada 



Tumba de los hermanos Aloso y Casabas (1877) 


170 











Lápida de la tumba anterior 


171 



Tumba del niño Juan Ocasio (1878) 







Lápida de la tumba anterior 


172 



Tumba antigua y planta de la Autoridad 
de Energía Eléctrica 





Panteón antiguo 


173 



Escultura aparentemente desgastada y teñida 
por la contaminación 




SECCIÓN 30 


Patillas 


Este cementerio se menciona en un documento de 1878 y 
aparece en un mapa de 1884. Su antigüedad es confirmada por 
los panteones de ladrillo que contiene, aunque sólo uno tiene 
lápida y es de 1949. Casi todas las tumbas de ese material se 
encuentran parcialmente sepultadas y sus lápidas están bajo el 
nivel del terreno. Las lápidas más antiguas están en tumbas de 
cemento y datan de la década de 1910. 


174 






Entrada 



Camino principal 


175 







Enterramiento antiguo 


176 



Tumba antigua 




Tumba antigua 



Tumba antigua 


177 












SECCIÓN 31 


Peñuelas 


Este cementerio se menciona en un documento de 1878 y figura 
en un mapa de 1889. Su pórtico es obra del arquitecto Manuel 
V Domenech y se construyó hacia 1894 (luego ha sido alterado). 
El muro de mampostería separa el camposanto de ensanches 
hechos hacia el norte y el oeste. La única lápida del siglo 19 
pertenece a Margarita Lluberas de Lucchesi, fallecida en 1895. 
Su panteón es parte de una antigua hilera de nichos construida 
contra la pared posterior del camposanto, en la cual sólo se 
conservan dos nichos originales. 


178 





Pórtico 



Panteón de Margarita Lluberas de Lucchesi (1895) 


179 



















Lápida del panteón anterior 



Hilera de panteones a lo largo del muro posterior 


180 




Nicho original 



Panteón antiguo 


181 





Panteón antiguo 


182 



Sección del muro original 












SECCIÓN 32 


Ponce 


Este cementerio se construyó en 1843. Estuvo clausurado de 
1915 a 1990, periodo durante el cual fue vandalizado. El 
municipio lo restauró y lo convirtió en el Panteón Nacional 
Román Baldorioty de Castro. Del periodo de abandono fueron 
víctimas la entrada original al camposanto y la capilla. Varias de 
las lápidas rescatadas datan de mediados del siglo 19, 
incluyendo la de Salvador de Vives, fundador de la Hacienda 
Buena Vista. En la antigua sección para protestantes está la 
tumba de Rachel Rudd, hija del primer ministro bautista en el 
sur de la isla. 


183 





Entrada 


184 



Panteón de Salvador de Vives (fundador de la 
Hacienda Buena Vista) 













Lápida de Salvador de Vives (1845) y de su esposa 

Isabel Díaz (1852) 


185 



Lápida de Ruperta Dubocq (1853-1860) 




Tumba de José María de Coicoechea 

(1790-1858) 



Remanente de una vieja hilera de nichos 


186 





Panteón antiguo 



Antiguo Mausoleo de la Familia Serrallés 


187 

















Mausoleo de Román Baldorioty de Castro 



Tumba de Rachel Rudd (1895-1899) 


188 































SECCIÓN 34 


Quebradillas 


Este cementerio se construyó en 1823 como requisito para 
fundar el pueblo. Se menciona en documentos de 1846 y 1878, 
y se ilustra en un mapa de 1889. Se usó hasta finales del siglo 19 
y fue abandonado. Su rescate y trensformación en un parque 
fue iniciativa de Manuel Hernández Saavedra, la única persona 

enterrada hoy en el lugar. La única estructura antigua 

/ 

identificada es el panteón de la familia Alvarez. El muro original 
de mampostería permanece casi intacto. 


189 






Entrada 


190 



/ 

Panteón de la familia Alvarez 



Tarja del panteón anterior 



Vista hacia la carretera 


191 



Enterramiento doble 


192 





Tumba parcialmente enterrada 



Tumbas antiguas, la capilla y el obelisco 
son modernos 


193 



Símbolo funerario 











Nichos a lo largo del muro posterior 



Detalle del muro 


194 









SECCIÓN 34 


Rincón 


Este cementerio aparece en un mapa de 1889. Evidencia 
adicional de su antigüedad es un proyecto de 1860 para 
construirle una fachada nueva, parecida a la actual construida 
en 1910. El muro original de mampostería se conserva a lo largo 
del margen suroeste del camposanto. El cementerio conserva un 
solo panteón de ladrillos donde está el enterramiento más 
antiguo, correspondiente a la infanta María Amelia Carrero, 
fallecida en 1917. En otro lugar del camposanto hay una lápida 
con el nombre de Juan A. del Castillo, fallecido en 1908; pero la 
presencia de dos nombres adicionales en la misma lápida, la 
construcción en cemento con varillas y la presencia de un osario 
en la tumba indican que se trata de un enterramiento posterior. 


195 




Entrada (fechada 1910) 



Camino principal 


196 













Panteón antiguo 


197 



Lápida de María Amelia Carrero (1915-1917) 






Muro original flanqueado por una verja moderna 



Ladrillo en el muro original 


198 









SECCIÓN 35 


Río Grande 


Este cementerio se menciona en un documento de 1878 y 
aparece en un mapa de 1889. La sección vieja ha sido 
modificada tanto que solamente quedan tres panteones 
antiguos. Uno de ellos, ubicado al este del camposanto, contiene 
la única lápida del siglo 19, perteneciente a Laureano Villamil, 
fallecido en 1887. El camposanto conserva la mayor parte del 
muro de mampostería. 


199 




Entrada (construida en 1943) 



Camino principal 


200 




Panteón con la única lápida del siglo 19 


201 



Lápida del panteón anterior 











Panteón de la familia Zechini 



Panteón antiguo 


202 




Sección del muro original 



Detaalle del muro 


203 







SECCIÓN 36 


Rosario 


El poblado del Barrio Rosario de San Germán es uno de solo 
dos poblados que tuvieron parroquias durante el siglo 19 pero 
que no se convirtieron en pueblos (el otro es Esperanza). La 
antigüedad de su cementerio queda evidenciada por el muro de 
mampostería y la presencia de tres panteones antiguos, aunque 
en ninguno hay actualmente lápidas del siglo 19. El camposanto 
no tiene camino principal y los enterramientos no guardan 
orden particular. 


204 







Entrada 


205 



Panteón antiguo 












Panteón antiguo 


206 



Panteón antiguo 











Muro original 





207 










SECCIÓN 37 


Sabana Grande 


El único cementerio masónico de la isla se inauguró hacia 1890. 
Hoy colinda con el cementerio municipal, construido en la 
década de 1920 para sustituir el camposanto original ubicado 
cerca del pueblo. El cementerio masónico fue reconstruido en 
1969. Los enterramientos más antiguos datan de las primeras 
décadas del siglo 20. 


208 






























Entrada 


209 



Camino principal 





























Panteón antiguo 



Panteón antiguo 


210 














Panteones antiguos 


211 



Sección del muro original 









SECCIÓN 38 


San Germán 


Este cementerio comenzó a usarse durante la década de 1880, 

por lo que el monumento de Ramón de Quiñones (1858) y la 
/ 

lápida de Ursula Cardona de Quiñones (1875) deben haber 
llegado del cementerio anterior. El enterramiento más antiguo 
hecho aquí es el José Demetrio Quiñones Ramos, fallecido en 
1885. Una de las lápidas más emotivas está dedicada 
simplemente A Tomás (1840-1886). Igualmente emotivo es el 
monumento de osario de Práxedes Rivera, cuyos huesos 
descansan en una caja de madera visible través de los cristales 
que rodean la cámara. La lápida de Francisco Mariano 
Quiñones recuenta su destacada labor cívica y política. El 
camposanto conserva secciones del muro de ladrillo y de los 
nichos originales. 


212 




213 



Camino principal del cementerio antiguo 












A.. /i PJ |}'' 7 i 

üliJTELLA D£ luí; Jl 
CIELDIi ÍIEJÍ»ñ2)JD)í);V 
LUZ ÍJUEEL UOEHTp 
DE MJ VÍÍMlUMQ/Mí! 
UDMIUEPULLíIíJEL 

qli ffiñimn 

WApFl 3E r'JDÍUBA Zlf 
MH PL'/I!L1U;1 rDWa2 
«afa gTlüJ 2 /iTíiH ZW 
I^ASPtfEPEi'J FLUR^ 


7l» P®ÜÜÍI ÜAW-A'Jü 
f ríE^nÜJW«J 

que 

^fC.'IffTS Y &ii£> AiiL 



Lápida de Úrsula Cardona de Quiñones 


214 









Panteón de José Demetrio Quiñones Ramos 


215 



Panteón de Tomás (1840-1886) 
























Panteón de Práxedes Rivera (1872-1893) 


216 



Panteón antiguo 





Panteones antiguos 


217 



Nichos antiguos 





SECCIÓN 39 


San Juan 


El cementerio Santa María Magdalena de Pazzis se bendijo en 
1814. Se reconstruyó en 1863, antes de lo cual se permitió que 
los dueños de panteones reclamaran sus espacios. De esa 
reubicación aparentemente data la lápida de Francisco de 
Acosta y Sandoval (padre de José Julián Acosta), fallecido en 
1843. El camposanto tiene muchas esculturas de mármol (casi 
todas en panteones construidos durante el siglo 20) que lo 
convierten en un bello museo al aire libre. Del siglo 19 se 
conserva una decena de panteones, el pórtico, la capilla y la 
galería de nichos. Se entra al camposanto a través de la puerta 
de San José, por la parte nueva del cementerio. Aquí descansan 
los restos de muchos puertorriqueños destacados en la cultura y 
la política. 


218 








Entrada al cementerio 



Entrada a la sección antigua 

























Camino principal 


220 



Capilla 















Panteón de la familia de Francisco de Acosta y 

Sandoval (1843) 


221 



Panteón de la familia dej. R. Fernández (1863) 











Panteón de la familia de Juan E. Turull 

(1863) 



Panteón del coronel Antonio Gorton (1865) 













Monumento de José Gautier Benítez 
(1851-1880) 


223 



Panteón de la familia Dávila (1885) 









Monumento de José Julián Acosta (1825-1891) 


224 





Panteón de la familia Soler Martorell (c. 1890) 













SECCIÓN 40 


San Lorenzo 


La presencia para 1880 de dos cementerios cerca del centro 
urbano sugiere que este camposanto se construyó durante la 
última década del siglo 19. La lápida más antigua data de 1890 
y corresponde a Amelia Díaz de Montañez. Hay otras tres 
lápidas del siglo 19, con fechas de 1894, 1897 y 1899. Todos los 
enterramientos antiguos están a lo largo de una hilera de 
panteones y nichos en el extremo posterior del camposanto, 
indicando que la entrada original estuvo cerca de ese lugar. 


225 






Entrada 


226 



Lápida de Amelia Diaz Montañez (1890) 
















Hilera de panteones antiguos 


227 



Panteón de la familia Selles 





Panteón antiguo 


228 



Panteón antiguo 





Hilera de nichos 


229 



Vista posterior de los nichos 




SECCIÓN 42 


San Sebastián 


Este predio comenzó a usarse como cementerio en 1826. Se 
expandió en 1855 para enterrar las víctimas de la epidemia de 
cólera y se terminó en 1863. Su ubicación aparece en un mapa 
de 1887. La lápida más vieja data de 1860 y pertenece al infante 
José V Carmona Navas. Hay otras lápidas de 1869, 1878 y 
1883. El último enterramiento data de 1993. 


230 




Depósito de cadáveres y sala de autopsias, 
construido en 1915 




Lápida de José V Carmona (1859-1860) 


232 



Lápida de Antonio Navas (1869) 










Lápida de Pascasio Moreno y Larrainz 

(1824-1883) 



Monumento antiguo 





















Panteón antiguo 



Panteones antiguos 


234 










Panteones antiguos 



Parte del muro antiguo 





















SECCIÓN 42 


Toa Alta 


Este cementerio se menciona en un documento de 1878 y 
aparece en un mapa de 1886. El único enterramiento del siglo 
19 data de 1882 y pertenece al educador y periodista José Pablo 
Morales Miranda. En una pared de bloques aledaña está 
incrustada la lápida del párroco Miguel Payeras, fallecido en 
1860; no sabemos si pertenece a un enterramiento hecho aquí o 
en un camposanto anterior. 


236 







Entrada 



Panteón con lápida dejóse Pablo Morales 


237 







Lápida de José Pablo Morales Miranda (1828-1882) 



Enterramientos viejos y la lápida de 
Miguel Payeras 


238 






Lápida de Miguel Payeras 


239 



Tumba antigua parcialmente sepultada 






SECCIÓN 44 


Trujillo Bajo 


Trujillo Bajo fue un pueblo de 1817 a 1873, cuando fue disuelto 
por no poder cumplir sus obligaciones económicas. Lo único 
que queda del antiguo poblado es el cementerio, cuyo única 
lápida del siglo 19 pertenece a Micaela Cruz, fallecida en 1897. 
El cementerio conserva el camino principal, aunque 
modificado, y partes del muro antiguo. 


240 








Entrada 


241 



Panteón antiguo 









Lápida de Micaela Cruz (1897) 


242 



Camino original modificado 










Parte del muro posterior 


243 



Detalle del muro posterior 







SECCIÓN 45 


Utuado 


Las lápidas más antiguas encontradas en este cementerio 
pertenecen a dos niñas que murieron en 1866 y 1878. Por las 
fechas y porque se encontraron sueltas presumimos que llegaron 
del cementerio anterior. El entierro más antiguo hecho en este 
camposanto es el de Baldomero Artau y Costa (alcalde de 
Utuado en 1885 y 1886), fallecido en 1888. La lápida de 
Buenaventura Carbonell Olivella data de 1896. 


244 




Entrada 



Lápida de María Sotero Rosselló y Casalduc 

(1865-1866) 














Lápida de Elvira Roses Artau (1876-1878) 


246 



Panteón con los restos de Baldomero Artau y Costa 



Lápida de Baldomero Artau y Costa (1888) 


247 



Panteón de la Familia Carbonell 





Panteón antiguo 


248 



Tumba antigua 














SECCIÓN 45 


Vega Alta 


Este cementerio se menciona en un documento de 1878 y 
aparece en un mapa de 1886. La fachada de la capilla es el 
antiguo portal del cementerio. El muro original se conserva a 
ambos lados de dicha fachada y en la pared posterior del 
camposanto. El único enterramiento del siglo 19 pertenece a 
Manuel A. López, fallecido en 1863. En un panteón antiguo 
aledaño está la lápida Teodomiro Ramírez de Arellano, alcalde 
de Vega Alta en 1897, 1899 y 1905. 


249 

















Entrada actual 


Entrada antigua 






















Porción del muro original continuo con 
la fachada de la capilla 



Monumento de Manuel A. López 

( 1825 - 1863 ) 


251 



Panteón con la lápida de Teodomiro Ramírez 
de Arellano (1917) 


252 



Panteón de la familia Amadeo 




SECCIÓN 46 


Vega Baja 


Según información obtenida en la oficina del cementerio, la 
capilla de este camposanto se construyó en 1860 y se restauró 
en el 2004. La lápida más antigua data de 1862 y pertenece a 
Wbaldina Ribera de Soliveras. El mausoleo de la Familia Otero, 
cuya verja fue importada de Inglaterra, se contruyó en 1886. 
Entre los enterramientos antiguos se destaca el del médico, 
patriota y poeta Jo sé Gualberto Padilla, uno de los 
organizadores del Grito de Lares y quien escribió bajo el 
pseudónimo de El Caribe. 


253 




Entrada 



Camino principal 


254 














Capilla 


255 



Tumba de Wbaldina Ribera de Soliveras 





Lápida de Wbaldina Ribera de Soliveras 

(1805-1862) 



Tumba de Leonardo Igaravidez, Marqués 
de Cabo Caribe 


256 




1 f 



Tumba de Avelina Santana de Ygaravidez 

(1865) 



Panteón de la Familia Otero 


257 





















Panteón dejóse G. Padilla (El Caribe) 



Sección del muro original 


258 















SECCIÓN 47 


Vieques 


Este cementerio se construyó hacia 1850. Se ilustra en planos de 
1887, 1893 y cerca de 1898. La lápida más antigua pertenece a 
Jorge Agosto Dethleffesen, fallecido en 1882. Le siguen el 
monumento de Antonio Millas Carrullas (1890) y la lápida de 
María Lujan y Duteil (1896). La cercanía de Vieques a islas de 
otros países se refleja en la presencia de apellidos ausentes o 
muy raros en los cementerios de la isla grande; por ejemplo, 
Catirenau, Duteil, Emeric, Lebrun, Lujan, Leguillou, Packsen, 
Peterson, Privat, von Granson, y Wolff. 


259 







Entrada 



Camino principal 


260 












Capilla 


261 



Lápida de Jorge Agosto DethlefFesen (1879-1882) 









Monumento de Antonio Millas C arrullas 

(1810-1890) 



Detalle del monumento anterior 


262 





Panteón con la lápida de María Lujan y 
Duteil (1896) 


263 



Panteón antiguo 





SECCIÓN 48 


Yauco 


El enterramiento más antiguo de este cementerio corresponde a 
María Paoli, quien falleció en 1859. Le sigue Juan María 
Antongiorgi, fallecido en 1863. Hay varios otros enterramientos 
del siglo 19. En el centro del camposanto está la Capilla 
Lluberas, fundada en 1873. En el extremo oeste del cementerio 
está el predio de los masones y protestantes, con su propia 
puerta de entrada y separado del predio católico por un muro 
de mampostería. Impresionan en este camposanto la opulencia 
de algunos panteones y la abundancia de nichos del siglo 20 
construidos bajo el nivel del terreno, algo muy raro en otros 
cementerios de la isla. 


264 




Pórtico 



Entrada a la sección masónica y/o protestante 

del camposanto 


265 






Lápida de María Paoli (1859) 


266 



Capilla Lluberas, fundada por Francisco Lluberas 

Michans en 1873 










Mausoleo de la familia Agostini 



Panteón antiguo 


267 














Panteón antiguo 



Panteón antiguo 


268 















Panteón antiguo 


269 



Sección del muro original